sagradoweb.com / 164 entradas / categorias / 60 comentarios / feed / comentarios feed

El matrimonio no lo fund贸 el derecho romano


adanevaA ra铆z del debate de la ley de matrimonio gay, en un diario se ley贸: 鈥淐ristina (Kirchner) busc贸 desmentir que el matrimonio sea un invento de la Iglesia, sino del derecho romano, que les recuerdo eran paganos y persiguieron a los cristianos鈥. Hizo muy bien聽en decir que no es un invento de la Iglesia.聽Pero se equivoca gravemente en decir que el matrimonio sea un invento del derecho romano. Este derecho lo que hizo es crear salvaguardas jur铆dicas para un hecho natural preexistente. El derecho natural a unirse en matrimonio entre var贸n y mujer es previo a toda religi贸n revelada y a toda jurisprudencia. Es uno de los derechos humanos fundamentales, que no los otorga ninguna autoridad, sino la misma naturaleza humana. Y la defensa de estos es la finalidad de la autoridad. Lamentablemente el gobierno argentino actual, que de la defensa de los derechos humanos ha hecho su bandera, ha sido incapaz de percibir que la ley de matrimonio civil entre personas homosexuales atropella in煤tilmente este derecho fundamental. Lo ha hecho con el pretexto de defender el derecho de la minor铆a homosexual, de no discriminarla, y de promover la igualdad ante la ley. Muy bien podr铆a hacerlo con una ley adecuada a tal efecto, como todas las dem谩s leyes que defienden los derechos de las minor铆as. 驴Acaso no se defienden con leyes especiales los derechos de los ni帽os que, aun siendo numerosos, son una minor铆a? 驴Y no se defienden los derechos de las mujeres, que, aunque sean la mitad de la humanidad, son una minor铆a con respecto a la totalidad? 驴Acaso es discriminar que a los ni帽os no les reconozcamos ciertos derechos propios de los adultos, y viceversa?

聽Escuchar la voz de Dios despu茅s de la derrota del sentido com煤n en el Senado: al aprobar la ley del matrimonio gay se ha producido la derrota del sentido com煤n por la torpeza de los hombres.聽Las cosas que son por naturaleza, son como son. Por eso las llamamos con una determinada palabra para diferenciarlas de otras que tienen otra natura espec铆fica. Aplicar una palabra que es propia de un ser a otro que no le corresponde, y reconocerle a 茅ste derechos que no le corresponden y que son propios del primero, es un avasallamiento a los derechos humanos de 茅ste. Y, por concomitancia, a los derechos humanos de todos, pues todos formamos una sola familia humana. De esta manera no se promueve la concordia social.
A ra铆z de lo ocurrido en el Senado, surgen algunos interrogantes:
1陋) Fragmentaci贸n cultural: 驴Tenemos conciencia los cat贸licos argentinos de la transformaci贸n cultural del mundo en que vivimos? En 茅l ya no existe un lenguaje b谩sico com煤n. En 1948, despu茅s de la hecatombe de la segunda guerra mundial provocada por el nazismo, las naciones fueron capaces todav铆a de firmar la Declaraci贸n Universal de los Derechos del Hombre. Hoy ser铆a imposible. La humanidad pareciera marchar cada vez m谩s hacia la fragmentaci贸n. A primera vista, hacia una divisi贸n en dos mitades, casi iguales e irreconciliables, como lo muestran, por ejemplo, los dos grandes partidos de EE. UU. o de Espa帽a, que se reparten el electorado y tienden a alternarse en el gobierno. Pero la impresi贸n es enga帽osa. Porque no son mitades homog茅neas; por ejemplo, que una defienda principios de acuerdo a una misma tabla de valores, y que la otra, defienda otros principios de acuerdo a una tabla distinta. Cada mitad est谩 compuesta por elementos aluvionales. De modo que en cada una encontramos elementos propios que son contrarios a la otra, pero a la vez hallamos elementos comunes. Por lo mismo, en una elecci贸n o votaci贸n, ubicarse en una mitad o en otra no es tarea simple, ni definitiva. Y debe ser fruto, vez por vez, de un dif铆cil discernimiento de cada ciudadano.
2潞) Endebles del catolicismo argentino: Durante el debate en el Senado, fueron varios los senadores que se profesaron 鈥渃at贸licos, apost贸licos, romanos鈥, o aludieron a su formaci贸n religiosa, que se pronunciaron totalmente en contra del magisterio de la Iglesia, sin atisbo alguno de haberse interesado por conocerlo en serio.聽 驴Qu茅 hacer ante el mismo? 驴Declarar solemnemente que no son cat贸licos? 驴Tendr铆a sentido? 驴No es, m谩s bien, un desaf铆o a revisar nuestra tarea evangelizadora, en especial la catequesis聽 y la predicaci贸n que impartimos, incluyendo la formaci贸n que para ello imparten los Seminarios? 驴No es tambi茅n una invitaci贸n a hacer una revisi贸n de la piedad popular y de la consecuente pastoral popular? 驴脡sta 煤ltima considera siempre a la primera como un punto de partida, o se conforma con poco y la considera como un punto de llegada?
3潞) El cristiano como ciudadano: El desarrollo de los medios de comunicaci贸n, que son capaces de condicionar la mente humana, en algunos casos 聽tanto o m谩s que los reg铆menes totalitarios, est谩n exigiendo que el cristiano, adem谩s de ser miembro activo de la Iglesia, crezca como ciudadano responsable de la patria terrena. Es cada vez m谩s actual la exhortaci贸n de Pablo VI a los fieles laicos: 鈥淟os seglares deben asumir como propia la renovaci贸n del orden temporal; si la funci贸n de la jerarqu铆a es la de ense帽ar e interpretar aut茅nticamente los principios morales que hay que seguir en este campo, pertenece a ellos, mediante sus iniciativas, y sin esperar pasivamente consignas y directrices, penetrar del esp铆ritu cristiano la mentalidad , las costumbres, las leyes y las estructuras de su comunidad de vida鈥 (Populorum progressio 81). Ser铆a conveniente que cada instituci贸n laical hiciese una revisi贸n de vida de c贸mo se ha comportado en esta circunstancia de la ley del matrimonio homosexual.聽
4潞) D贸nde ha de apoyarse la Iglesia: En un mundo cada vez m谩s fragmentado, y con un catolicismo harto endeble, 驴en qui茅n ha de apoyarse la Iglesia? La 煤nica respuesta posible es: S贸lo en Dios, creyendo m谩s firmemente en 茅l y am谩ndolo de veras, y amando de coraz贸n a un mundo cada vez m谩s hostil a ella.
5潞) Redescubrir el Evangelio m谩s profundamente:聽la Iglesia, en esta hora, a trav茅s de muchos sufrimientos, externos e internos, est谩 llamada por Dios a un redescubrimiento m谩s profundo del Evangelio de Jesucristo. Y ello, tanto en la vivencia personal, cuanto en la vivencia de la comunidad eclesial. S贸lo as铆 la Iglesia puede emprender la Nueva Evangelizaci贸n. Ser disc铆pulo de Cristo y misionero van juntos. Nos equivocar铆amos los cat贸licos si pens谩semos que ya somos disc铆pulos, y que s贸lo nos falta ser m谩s misioneros. Estamos en el abc del Evangelio. Y toda la vida es un caminar en pos de Cristo hasta llegar a ser sus disc铆pulos.

Sin comentarios

Publicar comentario