SAGRADO



Letanías de la Divina Misericordia (tomadas del confesor de sor Faustina, el Abad Sopocko)

Señor, ten Misericordia de nosotros
Oh Cristo Jesús, ten Misericordia de nosotros
Señor, ten Misericordia de nosotros
Oh Cristo Jesús, óyenos
Oh Cristo Jesús, escúchanos
Dios Padre celestial, ten Misericordia de nosotros
Dios Hijo, Redentor del mundo, ten Misericordia de nosotros
Dios Espíritu Santo, ten Misericordia de nosotros
Santísima Trinidad, un solo Dios, ten Misericordia de nosotros

Jesús, Rey de Misericordia, por Quien fueron creadas las cosas: confiamos en Ti.
Jesús, Rey de Misericordia, que has redimido el mundo: confiamos en Ti.
Jesús, Rey de Misericordia, que nos has santificado: confiamos en Ti.
Jesús, Rey de Misericordia, que nos has revelado el misterio de la santísima Trinidad: confiamos en Ti.
Jesús, Rey de Misericordia, que nos has manifestado la Omnipotencia de Dios: confiamos en Ti.

Jesús, Rey de Misericordia, que nos has creado los ángeles: confiamos en Ti.
Jesús, Rey de Misericordia, que de la nada no has llamado a las existencias: confiamos en Ti.
Jesús, Rey de Misericordia, que nos has santificado: confiamos en Ti.
Jesús, Rey de Misericordia, que abarcar todo el universo: confiamos en Ti.
Jesús, Rey de Misericordia, que nos has dado la vida inmortal: confiamos en Ti.


Jesús, Rey de Misericordia, que nos proteges de las penas merecidas: confiamos en Ti.
Jesús, Rey de Misericordia, que nos libras de la miseria del pecado: confiamos en Ti.
Jesús, Rey de Misericordia, que nos has confiado la Santísima Virgen, Madre de Misericordia: confiamos en Ti.
Jesús, Rey de Misericordia, que motivo por el cual Te encarnaste y sufriste Pasión y muerte: confiamos en Ti.
Jesús, Rey de Misericordia, que asistes siempre en cualquier parte a todos los hombres: confiamos en Ti.

Jesús, Rey de Misericordia, que nos previenes con tus gracias: confiamos en Ti.
Jesús, Rey de Misericordia, que nos has revelado los divinos misterios: confiamos en Ti.
Jesús, Rey de Misericordia, que nos has dado la santa Iglesia: confiamos en Ti.
Jesús, Rey de Misericordia, que nos has dado los Santos Sacramentos: confiamos en Ti.
Jesús, Rey de Misericordia, por la cual nos socorriste con los sacramentos del Bautismo y de la Penitencia: confiamos en Ti.


Jesús, Rey de Misericordia, por la cual nos sostienes con los sacramentos de la Eucaristía y del sacerdocio: confiamos en Ti.
Jesús, Rey de Misericordia, que la manifiestas en la conversión de los pecadores: confiamos en Ti.
Jesús, Rey de Misericordia, que la patentizas iluminando a los infieles: confiamos en Ti.
Jesús, Rey de Misericordia, que la haces resplandecer en la santificación de los justos: confiamos en Ti.
Jesús, Rey de Misericordia, que brota de tus Santísimas Llagas: confiamos en Ti.


Jesús, Rey de Misericordia, que nace de tu Santísimo Corazón: confiamos en Ti.
Jesús, Rey de Misericordia, alivio de los enfermos y de los que sufren: confiamos en Ti.
Jesús, Rey de Misericordia, consuelo de los afligidos: confiamos en Ti.
Jesús, Rey de Misericordia, esperanza de los que desesperan: confiamos en Ti.
Jesús, Rey de Misericordia, refugio de los moribundos: confiamos en Ti.

Jesús, Rey de Misericordia, refrigerio de las almas del Purgatorio: confiamos en Ti.
Jesús, Rey de Misericordia, corona de todos los santos: confiamos en Ti.
Jesús, Rey de Misericordia, alegría de los bienaventurados: confiamos en Ti.
Jesús, Rey de Misericordia, fuente inexhausta de milagros: confiamos en Ti.

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo: perdónanos ,Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo: escúchanos ,Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo: ten misericordia de nosotros.
Las misericordias del Señor se extienden sobre todas las criaturas
Por esta causa cantaré eternamente sus misericordias.


Oración
Oh Dios clementísimo, Padre de las misericordias y Dios de toda consolación que no quieres que perezca ninguno de los que creen en Ti, inclina tu mirada sobre nosotros y multiplica tus misericordias según la grandeza de tu compasión, a fin de que en las grandes calamidades de la vida jamás desesperemos, antes bien, con gran confianza, nos sometamos a tu voluntad, que es Tu misma misericordia.
Por los méritos de Jesucristo nuestro Señor, Rey de la Misericordia, que con el Padre y el Espíritu Santo nos las dispensa por los siglos de los siglos. Amén.


IMAGEN|CORONILLA|NOVENA|LA HORA | VIA CRUCIS | LETANIAS |F
IESTA