SAGRADO




Esta devoción, recordemos no es a una imagen de yeso, ni metal tela o cartón, sino que honramos a la infancia de Jesús, a los doce primeros años de su vida, todos los méritos que El ganó para nosotros en su niñez.

Origen
Se inicia en el Monte Carmelo donde frecuentemente iba el niño Jesus con sus padres y abuelos a pasear y a rezar y los piadosos hombres que allí iban a orar le tomaron gran cariño y luego que el redentor resucitó y ascendió a los cielos, fueron llevando su devoción a todas partes.
Muchos santos fueron devotos al Divino Niño: Antonio de Padua, Cayetano, Teresa de Jesús, Juan de la cruz y Teresita del Niño Jesús.
Los padres carmelitas y las hermanas carmelitas, siguiendo el ejemplo de sus santos fundadores (Teresa y Juan de la Cruz) se han propuesto propagar donde quiera que llegan la devoción al Milagroso Niño Jesús.
En el año 1636 Jesús le promete a la venerable Margarita del Santísimo Sacramento "Todo lo que quieras pedir, pídelo por los méritos de mi infancia, y tu oración será escuchada".

En Andalucía un religioso carmelita ve al Niño y hace una estatua de su visión. Esta estatua, en el 1556, es obsequiada a una princesa que viaja a Checoslovaquia a casarse.
Esta imagen es revestida, más tarde con los lujosos vestidos de su hijito. Al morir la princesa queda la imagen como herencia a los carmelitas. Esta devoción se hace popular en Praga.
Se extiende por toda Europa y después a América.


Divino Niño | Oracion | Novena

 


 Enviale esta pagina a un amigo

Escribe la direccion de tu amigo y envíasela