Posturas en la liturgia

May 6th, 2017

oracion61-De pie:
Dice la Instruccion Gene ­ral del Misal Romano, en su numero 21: “Los fieles permanecen de pie: desde el comienzo del canto de entra ­da, o desde el momento en que el sacerdote se acerca al altar hasta la oracion del dia, inclusive; para el canto del aleluya, antes del evangelio; du ­rante la proclamacion del evangelio; durante la profesion de fe y la oracion universal; y desde la oracion de las ofrendas hasta el fin de la misa”, ex ­cepto, eventualmente, durante la con ­sagracion o durante un momento de oracion en silencio despues de la co ­munion. En otras celebraciones tam ­bien nos quedamos de pie durante el canto de entrada, durante la procla ­macion del evangelio y la aclamacion que le precede; siempre que hubiere, durante una profesion de fe, sobre todo en el bautismo y en la renovacion de las promesas bautismales; durante la oracion universal o una oracion so ­lemne de accion de gracias o de ala ­banza. Romano Guar ­dini, uno de los grandes promotores del movimiento liturgico, escribio en la decada de 1920: “Estar de pie significa sobre todo concentrar nuestras fuerzas, pues, al contrario de la actitud distendida de quien esta sentado, asu ­mimos una actitud vigorosa y discipli ­nada. Significa tambien que estamos atentos, pues en esa posicion hay algo de tenso y despierto. Significa, final ­mente, que estamos preparados, pues quien esta de pie puede ir inmediata ­mente de un lado a otro para cumplir sin demora un encargo o empezar el trabajo que le fue confiado”
2- Estar sentado:
La Instruccion General del Misal Romano nos dice de estar sentado “durante las lectu ­ras antes del evangelio y durante el salmo responsorial, durante la homilia y durante el ofertorio mientras se pre ­paran los dones; y, si fuera conveniente, mientras se guarda el silencio sagrado despues de la comunion” (n. 21). En otras celebraciones la asam ­blea de los fieles permanece sentada en los momentos correspondientes, sobre todo durante la proclamacion de la Palabra de Dios, incluido el salmo responsorial, con excepcion del evan ­gelio. que se escucha de pie, y tambien durante la homilia. En la liturgia de las horas, durante la salmodia.
Los cristianos de la antigüedad nunca se sentaban en las celebracio ­nes liturgicas. Hasta el principio de la Edad Media no habia bancos ni sillas en las iglesias y catedrales. El cristiano participaba en la liturgia de pie: esta era la actitud exterior e interior del cristiano. En las iglesias de los monas ­terios se introdujeron asientos para los que rezaban cada dia durante va ­rias horas la liturgia de las horas. La instalacion de bancos en las iglesias no se generalizo antes de la reforma protestante. Estar sentado favo ­rece el recogimiento, la escucha de la palabra de Dios y su medi ­tacion. Por eso, nos sen ­tamos en la liturgia, no solo ni princi ­palmente para descansar, sino para permanecer atentos a la Palabra de Dios y meditarla, para responder a ella en la ora ­cion y en nuestra vida cotidiana.
Sentarse tiene todavia otro senti ­do: vemos a Dios sentado en un trono y a Jesus sentado a la derecha del Padre. La silla de quien preside la celebracion li ­turgica, significa que quien se sienta alli es representante de Jesucristo, cabeza de su cuerpo que es la Iglesia, que enseña a su pueblo, lo gobierna y juzga.
3-Arrodillarse:
En el Misal Romano encontramos solo una vez la invitacion a arrodillar ­se: en la oracion universal, durante el silencio prescrito entre las grandes invitaciones a orar y cada una de las ora ­ciones pronunciadas por el que presi ­de la celebracion el viernes santo. Pero, incluso en este caso, la invitacion para que todos se arrodillen es fa ­cultativa. La misma invitacion, “i arro ­dillemonos!”, se hace en las ordena ­ciones de los sacerdotes, antes de la letania de todos los santos. Ademas de estos momentos ofi ­ciales, en algunas iglesias la asamblea de los fieles se arrodilla en la misa du ­rante el relato de la institucion de la eucaristia o durante una bendicion so ­lemne, y no pocas veces tambien en las celebraciones comunitarias de la penitencia. En la oracion particular y las exposiciones del Santisimo, la posicion de rodillas es mas frecuente. Tambien en otros momentos, el que ora solo delante del sagrario, de una imagen de Nuestra Señora o de otro santo, sobre todo cuando esta abriendo su corazon o de ­sahogandose en su afliccion, normal ­mente prefiere ponerse de rodillas.
Romano Guardini, nos ex ­plica el sentido de arrodillarse durante la oracion: “El Dios excelso, que existia ayer como existe hoy y existira duran ­te centenas y millares de años porque es eterno, habita en la casa y en la ciu ­dad, en el vasto mundo y en el espacio estelar inconmensurable. Todo delan ­te de el es como una particula de pol ­vo. Él es la santidad, la justicia, la infinita majestad. i ÉI es grande!… ¡Y yo soy tan pequeño!… Tan pequeño que jamas podre compararme con el; en su presencia soy nada. Cuando hacemos conciencia viva de esto, espontanea ­mente nos abajamos delante de el” .