SAGRADO



Amor del Alma

 

 LA VERDADERA RIQUEZA.......... ¡EL AMOR EN EL ALMA!
(Enviado por M. Rebeca Cuevas Vásquez)

  
Vivimos en un mundo materialista, donde el ser humano ha quedado en un segundo plano. Ya no importa cúales son tus sentimientos, qué sentido das a la vida,cuales son tus sufrimientos,qué piensas, etc. sino que más bien sentimos que.... " Cuanto tienes, cuanto vales".
Con demasiada frecuencia, vemos como las personas, destruyen sus familias, se angustian, se deprimen, se vuelven egoístas, mienten, calumnian, atropellan a los demás, en aras de conseguir sus deseos materiales, dinero, poder, status,etc. para alcanzar ...¿ La felicidad?
Creo que vale la pena hacer un alto en el camino y detenerse a pensar. De ser así, los pobres, los humildes, los harapientos, los que sufren hambre....¿ No valen nada?..y...¿No pueden ser felices?
Y ...¿qué pasa si no conseguimos todo lo que queremos?
La envidia, el peor mal que existe dentro de nosotros, se apodera de nuestra mente, generando odio y resentimiento contra todo aquel que posea "algo" de lo que nosotros no logramos conseguir. Se puede llegar a los extremos,incluso, envidiar hasta la forma de ser y de pensar del otro....y tratar por todos los medios de aniquilarlo.
Me pregunto...¿Qué se consigue con esto?....¿Ser feliz mirando sufrir a otros?
Se enferma el alma, y, cuando eso ocurre, lo único que puede sanarla es el amor.
Me parece que la vida es para compartir, lo poco y nada que tengamos. Nunca seremos tan pobres para no tener una sonrisa, una caricia, un abrazo, un "te amo" dicho desde el alma, escuchar, extender tus manos hacia quien te necesita, mirarlo a los ojos, ponerse en su lugar, pedir por favor y dar las gracias. Gestos tan sutiles y tan simples, que pueden derribar barreras.
Recuerda que si tus bolsillos están vacíos, el amor de tu alma es tu mayor riqueza. Más aún, si dices amar a Dios, ama también a tu prójimo, de verdad y con verdad aunque duela escucharla. Perdona y perdónate a tí mismo. Dios quiere que seamos felices...amándonos,perdonándonos, entregándonos con dedicación a quienes más sufren y nos necesitan.
Quizás, si nos dijeran que tan solo nos queda un día de vida, correríamos para gritar a medio mundo nuestro amor.
¿Qué esperamos? tal vez el mañana nunca llegue.
¡¡¡Hagámoslo hoy!!! y vivamos como si cada día de vida, fuera el último. ¿Te parece un sueño?
No. Hazlo realidad y vas a sentir.......
¡¡¡Que eres el ser humano más feliz y rico del mundo!!!
Espero que Dios Padre ilumine tu camino, el Espíritu Santo ilumine tu corazón y Nuestro Señor Jesús te enseñe su Humildad, su Pobreza y su Amor.
Dios te bendiga.
Con amor
Rebeca.


Enviale esta pagina a un amigo

Escribe la direccion de tu amigo y envíasela