SAGRADO



Milagros

En cierta ocasión una tormenta con granizo asoló la región y mató a casi todas las ovejas de la aldea donde estaba su convento.
Los campesinos fueron a contarle su desgracia. José fue tocando una a una a las ovejas muertas, diciéndole: "En nombre de Dios, levántate".
Y todas revivieron.
Una de ella vuelve a caer y José la increpa: "levántate y permanece viva".


SAN CUPERTINO | DATOS | ORACION | MILAGROS | ANECDOTAS | ASOMBROSO | ESTAMPITA


Enviale esta pagina a un amigo